Post 2

Publicado el: 17/03/2017

Deberías confiar en mí para traducir tu página web o catálogo en italiano

Nací en una localidad cercana a la comarca catalana del Penedés, mundialmente reconocida por la producción de cava. El cava es un vino espumoso de origen español elaborado con el método tradicional y que comprende el uso de tres variedades principales de uvas: Macabeo, Xarel.lo e Parellada, aunque algunas bodegas también usan Chardonnay y Pinot Noir para sus variantes rosé.

De pequeña solía ayudar a mi padre a quemar varitas de azufre en el interior de las las botas de cerezo que teníamos en la bodega y que producían una garnacha que era la envidia de muchos vecinos de la zona. Durante las tardes de sábado en las que recorríamos pequeñas cantinas, escuchaba atentamente y aprendía de temperaturas, de inclinación de los pupitres, de removido que tenía que ser suave pero decidido, de degollamiento (de las botellas, claro) y muchas cosas más. La cultura del vino en general y de los vinos espumosos en particular, me ha acompañado desde que tengo memoria.

La primera traducción que hice en esta materia fue el catálogo de vinos de las bodegas de Ferruccio Deiana (Cagliari, Italia) que como muchos productores de vino, a un cierto punto decidió que había llegado el momento de darse a conocer en España a través de alguien que conjugara su pasión con la elección de las palabras adecuadas. Y me contrató.

A partir de aquel momento y a lo largo de estos últimos años, muchos productores de vino se han puesto en contacto conmigo para que me ocupara de la traducción de sus páginas web y catálogos como parte integrante de la estrategia de márqueting empresarial para la venta de sus productos en España y Sudamérica.

Vender vino no es una tarea fácil pues comprende una serie de aspectos que le harían pasar las ganas a cualquiera, pero contar con una traducción bien hecha que refleje el alma y esencia de las bodegas que los producen, es el primer paso para abrirse camino en el mercado vinícola de cualquier país extranjero.

Vengo observando que muchas bodegas ofrecen la posibilidad de comprar sus productos directamente en sus páginas web (yo misma lo hago a menudo si hay un vino que amo en especial y la cantina se encuentra lejos de donde vivo). Esto supone una excelente oportunidad para superar la crisis económica, pero muchas de ellas no consiguen vender más allá de sus fronteras porque, a menudo, la traducción no es más que una sucesión de frases a menudo incomprensibles y carentes de significado.

Supongamos que estáis interesados en comprar un producto pero cuando leéis la descripción en vuestra lengua está llena de errores gramaticales y de expresión que complican mucho la comprensión de la misma. ¿Os genera confianza? A mí, honestamente, ninguna. Y probablemente, al final, mi interés por ese producto desaparecerá y se habrá perdido una venta. Una pena.

Una bodega que pretenda vender sus productos en otros países, para tener éxito y generar beneficios, debe tener su página web y todo el material publicitario (catálogos, folletos) traducido correctamente y que refleje fielmente la esencia de los productos que vende o servicios que ofrece. Por tanto, mi consejo es el de no ahorrar en traducciones caseras, no fiarse de tarifas sospechosamente bajas con entregas al cabo de dos días y hechas por personas que lo mismo traducen el manual de una lavadora que el último pienso para gatos (con todos mis respetos).

Quien no entiende de vinos y no siente la mínima pasión por este sector, no podrá entender y traducir correctamente el sinfín de matices que son necesarios para describir las experiencias sensoriales que acompañan a un vino y que son fundamentales para transmitir al cliente todo lo que envuelve ese producto .

Huelga decir que si vuestra página está bien hecha, producís vinos de calidad y a precios competitivos, tenéis ya casi el 70% ganado. No obstante, el 30% restante recae en la responsabilidad de la traducción y, aunque parezca poco, os puede hacer perder una venta.

¿Listo para superar tus límites, ampliar tus clientes y de paso, aumentar tus ventas?

Ponte en contacto conmigo y charlemos sobre cómo puedo ayudarte

Contactos